domingo, 19 de agosto de 2012

LA MARIHUANA Y SUS EFECTOS


"La marihuana causa amnesia y... otras cosas 
que ya no recuerdo..."

Quiero ser libre, que nadie me diga lo que tengo que hacer y que nadie me haga daño. Que no le hagan daño a mis seres queridos. Quiero la paz, y tener salud el resto de la vida que me queda...

He vivido el sufrimiento y la pérdida. 
Cosas inevitables.
Quizás no tan terribles comparadas con otras.
Sueño con un mundo mejor para todos...

      Las percepciones son subjetivas. Temas importantes requieren un análisis serio e informado con todas las variantes sobre la mesa. Recoger experiencias positivas y negativas. Finalmente legislar para beneficio del bien común de todas y la mayor parte de las personas. La sociedad ha cambiado mucho en los últimos años, el consumo de drogas es hoy uno de los graves problemas que afecta a nuestra sociedad. La marihuana es la droga ilícita mas usada a nivel mundial. Droga con alto psicoactivo, proviente de una planta, la Canabis sativa. La principal sustancia química activa en la marihuana es el delta-9-tetrahidrocanabinol, también conocido THC, además de otros 400 compuestos químicos diferentes que tienen diversos efectos para el cerebro.

      La marihuana se fuma de varias formas, algunos la mezclan con la comida o la ingieren como una infusión. A su forma concentrada y resinosa se le llama hachís y a su forma de líquido negro pegajoso se le llama aceite de hachís. 

      Cuando se fuma la marihuana, el THC pasa rápidamente de los pulmones al torrente sanguíneo. Por esta vía llega al cerebro y a todo los otros órganos del cuerpo. El THC actúa sobre sitios específicos del cerebro llamados receptores de canabinoides, ocurre una serie de reacciones celulares desencadenando la euforia de algunos consumidores. Algunas áreas cerebrales tienen muchos receptores de canabinoides; otras tienen pocos o ninguno. La mayor densidad de receptores de canabinoides se encuentra en las partes del cerebro que influyen en el placer, la memoria, el pensamiento, la concentración, las percepciones sensoriales y del tiempo, y el movimiento coordinado. De ahí que no es de sorprenderse que la intoxicación por marihuana pueda causar dificultad para pensar y solucionar problemas, distorsión en las percepciones y problemas con la memoria y el aprendizaje. Las investigaciones muestran que el impacto adverso de la marihuana sobre la memoria y el aprendizaje puede durar días o semanas después de que los efectos agudos de la droga se han desvanecido. Como resultado, cuando una persona consume marihuana a diario es posible que esté funcionando a un nivel intelectual reducido todo el tiempo.

      El consumo a largo plazo de la marihuana puede conducir a la adicción. Personas que han consumido marihuana por largo tiempo reportan irritabilidad, dificultad para dormir, disminución en el apetito, ansiedad y deseos por la droga, todo lo cual dificulta el dejar de usarla.

      Estudios demuestran que existe una asociación entre el consumo crónico de marihuana y una mayor incidencia de ansiedad, depresión, ideas suicidas y esquizofrenia. La edad del primer consumo es un factor importante, ya que el uso temprano de la droga constituye un marcador de vulnerabilidad para problemas más adelante. Sin embargo, en este momento no está claro si el consumo de marihuana causa los problemas mentales, los empeora o si se utiliza la droga en un intento de automedicarse los síntomas preexistentes. El consumo crónico o habitual de marihuana, especialmente en una persona muy joven, también puede ser un marcador de riesgo para las enfermedades mentales, incluyendo la adicción, que provienen de vulnerabilidades genéticas o ambientales, tal como la exposición temprana al estrés o a la violencia. Actualmente, la evidencia más fuerte establece un vínculo entre el consumo de marihuana y la esquizofrenia y otros trastornos relacionados. Dosis altas de marihuana pueden producir una reacción psicótica aguda. Además, el consumo de esta droga podría provocar la aparición de esquizofrenia o una recaída en aquellas personas vulnerables a este trastorno. 

      Poco después de fumar marihuana, la frecuencia cardíaca aumenta entre un 20 y un 100 por ciento. Este efecto puede durar hasta 3 horas. En un estudio, se calculó que el riesgo de tener un ataque al corazón es de 4.8 veces mayor durante la primera hora después de haber fumado la droga. Esto puede deberse al aumento en la frecuencia cardiaca así como al efecto que tiene la marihuana sobre el ritmo cardiaco, ya que causa palpitaciones y arritmias. Este riesgo puede ser mayor en las personas de más edad o en aquellas con vulnerabilidades cardíacas. 

      El humo de la marihuana contiene carcinógenos y que irrita a los pulmones. De hecho, el humo de la marihuana contiene entre un 50 y 70 por ciento más hidrocarburos carcinogénicos que el humo de tabaco. Los fumadores de marihuana generalmente inhalan más profundamente y sostienen su respiración por más tiempo que los fumadores de tabaco, lo que aumenta aún más la exposición pulmonar al humo carcinógeno. Los fumadores de marihuana muestran un crecimiento irregular de las células epiteliales en el tejido pulmonar, lo que podría degenerar en cáncer. Sin embargo, un estudio reciente de casos controlados no encontró ninguna correlación positiva entre el consumo de marihuana y el cáncer de los pulmones, el de las vías respiratorias y el del aparato digestivo superior. Por esto, el vínculo entre el fumar marihuana y estos tipos de cáncer queda por el momento sin comprobarse. No obstante, una persona que fuma marihuana puede tener muchos de los problemas respiratorios que presenta un fumador de tabaco, tales como tos y producción crónica de flema, mayor frecuencia de enfermedades agudas de pecho, y un riesgo más alto de infecciones pulmonares. 

      Las investigaciones demuestran claramente que el consumo de marihuana tiene el potencial para causar problemas en la vida diaria o para empeorar los problemas que ya tiene el usuario. Los resultados de un estudio publicado en el 2003 mostraron que las personas que consumían marihuana en grandes cantidades reportaron que la droga impactaba varias áreas de sus vidas, incluyendo la salud física y mental, las habilidades cognitivas, la vida social y el estatus profesional. En cuanto al área laboral, existen varios estudios que asocian el hábito de fumar marihuana con un aumento en las ausencias, retrasos, accidentes y reclamos al seguro de compensación obrera así como en cambios de trabajo. 

      Entre los tratamientos que han mostrado ser eficaces para la dependencia de la marihuana están las intervenciones conductuales, incluyendo la terapia cognitiva-conductual y los incentivos motivacionales (por ejemplo, cuando el análisis de orina muestra que un paciente no ha usado drogas, se le entrega un comprobante o vale que pueden cambiar por bienes o servicios). Aunque actualmente no existen medicamentos específicos para tratar la adicción a la marihuana, los hallazgos recientes sobre cómo funciona el sistema de canabinoides muestran ser prometedores para el desarrollo de medicamentos que ayuden a aliviar los síntomas del síndrome de abstinencia, bloqueen los efectos de intoxicación aguda (como la euforia) de la marihuana y prevengan las recaídas.

      También existen estudios en los que se ha determinado que la marihuana posee propiedades medicinales que tienen que ver con aliviar los dolores que ocasionan algunas enfermedades. La marihuana posee efectos analgésicos, anti-vomitivos, proporciona alivio contra las náuseas y estimula el apetito, incluso se dice que podría ser la cura para algunos tipos de cáncer.

      El problema de la marihuana esta en el uso que a esta se le puede dar. Si bien ha podido demostrarse que otorga un gran número de beneficios para algunos problemas de salud, también a su vez proporciona un gran daño y sobre todo a familias con jóvenes en riesgo social. La sociedad no esta verdaderamente preparada para legalizar su consumo. Muchos jóvenes la consumen para evadir la realidad, se hacen adictos y comienzan a buscar mejores efectos probando otras drogas. Así como hay muchos que han probado la marihuana y que jamás llegarán a ser adictos a ella.


"Ser libre es asumir riesgos y equivocarse muchas veces".


Un último estudio realizado por científicos de Nueva Zelandia confirma que el consumo permanente de marihuana deteriora la capacidad cerebral, disminuye el coeficiente intelectual, el rendimiento y las capacidades cognitivas,  afecta a la memoria y a las funciones mentales. Los daños son irreversibles. Además puede producir depresión ansiedad, psicosis y en el peor de los casos esquizofrenia.
La investigación es una de las más amplias que se han llevado a cabo sobre los efectos de la marihuana en el cerebro. Los científicos siguieron durante más de 20 años a un grupo de 1.000 jóvenes y encontraron que los que habían comenzado a usar marihuana antes de cumplir los 18 años, cuando su cerebro estaba aún desarrollándose, mostraban una reducción "significativa" en su coeficiente intelectual. 


      Uno de cada cuatro pacientes que ingresa a procesos de rehabilitación por consumo de drogas lo hace por marihuana, lo cual que derriba el mito de que no genera adicción. 

Muchos sostienen que un pito de marihuana es menos dañino que un cigarrillo de tabaco, y no es así. La toxicidad es mayor debido a que se fuma distinto: se retiene más tiempo en las vías respiratorias y, en el proceso de fumado, desprende más monóxido de carbono que un cigarrillo.


Los daños que puede ocasionar la marihuana son múltiples y difieren mucho dependiendo de la persona. La marihuana genera dependencia física y, sobre todo, psicológica. Como otras drogas, excita y provoca un aparente estado de bienestar porque actúa sobre el sistema de recompensa del cerebro.







7 comentarios:

  1. ... y que me dice de esto???, mas que mal es un producto de la naturaleza con mas propiedades beneficiosass que perjudiciales...

    saludos

    http://www.youtube.com/watch?v=gUJB7EeWWxE

    ResponderEliminar
  2. Todo consiste en ser una persona responsable y saber usarla adecuadamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo el problema es que no todos lo son!!!

      Eliminar
  3. solo muestran el lado negatibo de la droga tiene razon en todo lo que dicen pero con una buen guia se puede utilizar para muchas cosas, mucha gente la utiliza para abrir sus mentes a una inmaginacion sin restricciones como los artistas,atletas de gran nivel deportivo compartieron su experiencia con la planta con muy buenos resultados incluyendo a un nadador y un corredor muy famosos que todavía están sus récord en vigencia, decir también los beneficios para el dolor cáncer y muchas otras cualidades curativas y medicinales y en lo personal soy un fumador diaro fumo de los ocho años y tengo veintisiete no tengo ningún problema de salud vivo una vida normal con mi mujer y mi hijo, solo e vivido discriminación laboral y social por que en mi país es considerada una droga dura, por tener un gobierno de puros viejos incultos sin más que decir LEGALIZACIÓN.

    ResponderEliminar
  4. estoy viendo que decision tomar con el tema de la ley

    ResponderEliminar
  5. Puras mamadas que fumando te puede dar un ataque al corazón y tiene más carcinogenos más que el tabaco nunca se reportado que uno le de un paro cardíaco por fumar marihuana anque sea la 1 hora consumida idiotas pruebenla mejor y luego opinen

    ResponderEliminar