sábado, 4 de septiembre de 2010

LOS TÍBICOS O KÉFIR DE AGUA






Se cree que fue en el Cáucaso (Asia Central –uno de los Pilares que sostiene al mundo-), donde surgió el kéfir de leche, dada la longevidad de los pueblos que tradicionalmente lo han consumido (Armenia, Azerbaiyán, Georgia, Kazajistán, Kirguizistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán). También se cree que el búlgaro de agua es una adaptación de muchos años del tradicional kéfir de leche procedente del Cáucaso, pero cultivado en agua con azúcares o jugos de frutas (fructosa natural). Otros autores dicen que el origen de los gránulos del kéfir de agua es México. Bajo el nombre de Tibi, los gránulos originales viven en las nopaleras de Opuntia alimentándose de las excresiones azucaradas (frutos) de estas cactáceas. En Oaxaca popularmente se les conoce como algas marinas o como granillo y son generalmente utilizados a nivel doméstico. Posteriormente se nombró Tíbicos a los gránulos de este cultivo.
Otras fuentes lo denominan hongos chinos y otras apuntan a Japón como su procedencia. También se hace referencia al Tíbet, de donde vendría la palabra tíbicos.
El episcopado de México argumenta que en el continente americano fue Sor Teresa de Calcuta quien los trajo en una de sus visitas. La historia es más o menos ésta: La madre Teresa de Calcuta, siempre inquieta por el deseo de ayudar a curar las enfermedades de todas aquellas personas que vivían en lugares muy apartados o que no contaban con los recursos para pagar los honorarios de un medico, además de adquirir los remedios para su tratamiento, llegó al Tíbet donde se comunicó con los monjes y maestros de esa zona. Estos le entregaron unos tíbicos con la única condición de que no se comercializara, es decir que se obtengan de forma gratuita.



¿Qué son?
Los tíbicos son un cultivo doméstico ancestral de asociaciones benignas de bacterias y levaduras que se encuentran en una matriz de polisacáridos. Lucen como granos de arroz cocido pero más esféricos y a veces más grandes.


Los microbios presentes en los tíbicos actúan en simbiosis para mantener un cultivo estable. Los tíbicos sintetizan diversos líquidos azucarados, alimentándose del azúcar para producir acido láctico, etanol y dióxido de carbono que hace que el agua quede carbonatada.
Asimismo son denominados tibis, hongos chinos, búlgaros de agua, kéfir de agua, granillos, kephir, kewra, talai, mudu kekiya, matsoun, matsoni, waterkefir, y milkkefir. También conocidos como granos de agua de kéfir, granos de azúcar de kéfir, cristales japoneses de agua y abejas de lafornia.
Estos organismos vivos generan un tipo de fermentación hidroalcohólica en agua y en leche. Los gránulos son translúcidos, sueltos y de un tono acaramelado. Si se dejan caer en una superficie dura, rebotarán como si fueran de goma. Su estructura comparada con el kéfir de leche es más densa y homogénea con una superficie lisa e irregular en forma de granos e incluso con forma cuadrada. Suponiendo que sea una adaptación, esta variedad ha perdido por el camino algunos de los microorganismos presentes en el Kéfir de leche, responsables de la producción del polisacárido soluble Kefiran, como el Lactobacillus encapsulado, el Lactobacillus Kefiranofaciens y otros productores del Kefiran, nativos en los nódulos propagables del kéfir de leche. Por su parte el de agua produce un polisacárido dextrinado no soluble en agua, y una trasformación de los hidratos de carbono (los azúcares) en glucosa altamente asimilable por el organismo. La producción del polisacárido se aprecia al filtrar con un colador y reposar el agua fermentada y es recíproco al crecimiento de los gránulos. La diferencia principal entre el proceso de fermentación del kéfir y el yogur estriba en que el primero fermenta la leche mediante una reacción lacto-alcohólica, mientras que la del yogur es solo láctica. La fermentación del kéfir, permite descomponer la leche en nutrientes más simples haciéndola digestiva y tolerable por personas que no toleran la lactosa. También aporta microorganismos que regeneran la flora intestinal y compiten eficientemente contra las bacterias patógenas del intestino. Esto permite tomar el kéfir sin necesidad de hervir o esterilizar la leche en su elaboración, de forma que permite aprovechar todas las propiedades beneficiosas de la leche cruda.
Los tíbicos se encuentran alrededor del mundo, sin que sean exactamente igual en dos culturas. Los típicos tienen una mezcla de Lactobacilos, Estreptococos, Pediococos y bacterias Leuconostoccon, levaduras de Saccharomyces, Candida, Kloeckera y posiblemente otras. El Lactobacillus brevis ha sido identificado como la especie responsable de la producción de polisacáridos (dextran) que forma los granos.
Las personas que no desean consumir leche, o que tienen una dieta vegetariana, pueden encontrar que el agua de kéfir provee los pro-bióticos necesarios sin la necesidad de leche o productos cultivados con té como la kombucha. Si se embotella el producto terminado producirá una bebida carbonatada, por ello, puede ser una alternativa a refrescos (sodas) para niños y adultos.

MICROBIOTA TÍPICA DE LOS TÍBICOS

Bacterias de acido lactico:
Lactobacillus brevis
Lb. casei subsp.rhamnosus
Lb. alactosus
Lb. casei subsp. casei
Lb. pseudoplantarum
Lb. Plantarum
Streptococci/lactococci:
Streptococcus lactis
S. cremeris
Leuconostoc mesenteroides
Levaduras:
Saccharomyces florentinus
S. pretoriensis
Kloeckera apiculata
Candida lambica
C. valida

¿Qué propiedades tiene?
El consumo regular de los tíbicos reporta los siguientes beneficios adicionales para la salud:
  • Adicciones: Cura el alcoholismo. Reduce la ansiedad de ingesta de sustancias psicoactivas (alcohol, cigarrillo, tabaco, drogas, café).
  • Ansiedad: Para casos de ansiedad se recomienda tomar un litro por día. En casos graves, continuar durante un año. Supuestamente ayuda a la mejora en casos de falta de sueño y se mejora el apetito, disminuyendo las depresiones.
  • Articulaciones: Alivia los reumas, alivia la artritis, erradica dolores musculares, extremidades y cintura.
  • Cabello: Reafirma su color natural original, desaparecen canas y fortalece el cuero cabelludo.
  • Cabeza: Sana la migraña y los dolores de cabeza.
  • Cáncer: Previene en algunos casos y cura el de la piel.
  • Estomago e Intestinos: Evita el estreñimiento, aumenta el apetito en quienes no lo tienen. Ayuda a la digestión, cura los cálculos estomacales, remedia la diarrea. Mejora de la capacidad de asimilación de los alimentos; ayuda en la regulación del tránsito intestinal. Reduce el riesgo de padecer cáncer de colon. Laxante en el caso de un kéfir “suave”, y astringente uno “fuerte”. Para malestares del intestino se recomienda tomar un litro y medio diario, durante el tiempo necesario. El paciente necesita descartar previamente dolencias con un médico.
  • Hígado: Mejora sus funciones, ablanda este órgano, quita los problemas de la vesícula biliar. Se recomienda un litro por día. El kéfir cura de 2 a 6 meses. Sin embargo, si el paciente toma crema y leche, los trastornos pueden aparecer de nuevo. En caso de Hepatitis, medio litro diario de kéfir, que haya sido cultivado solamente 12 h; tomar antes de acostarse. Se manifiesta mejoría después de 3 o 4 semanas. Si se regula la digestión, empezar a tomar medio litro de kéfir que haya sido cultivado durante 24 h.
  • Intolerancia a la lactosa: un estudio publicado recientemente por el periódico de la Asociación Dietética Americana descubrió que la leche fermentada kéfir, que es levemente efervescente y tiene una consistencia suave, elimina o reduce los síntomas de la intolerancia a la lactosa en adultos. Así lo destacó The Food Institute dentro de sus noticias de salud.
  • Músculos: Alivia los hombros endurecidos y relaja la nuca, además de los dolores musculares.
  • Nervios: Sana dolores nerviosos, desaparece el herpes, cura el insomnio y los mareos.
  • Obesidad: Da salud a los delgados y quema la grasa de los gordos. Reduce los niveles de colesterol.
  • Ojos: Rehabilita la potencia visual, desaparecen las cataratas.
  • Piel: Para eczemas se recomienda tomar un cuarto de litro por día. Cubrir la piel irritada con kéfir y dejarlo secar. Repetir varias veces al día, lavar y aplicar de nuevo. También podrían curarse los casos crónicos.
  • Pulmones: Fortalece y cura la propensión a la bronquitis, quita la tos, decrece la flema y cura el asma.
  • Sangre: Baja el colesterol, ablanda las arterias y las venas endurecidas, baja la glucosa en caso de diabetes, disminuye la hipertensión y quita las hemorroides. Para casos de anemia se recomienda tomar un litro por día. Después de 3 meses supuestamente la sangre debería ser normal; en los casos graves, los adultos deberían tomar 2 L. Siempre debe acompañarse uso de supervisión médica. En casos de esclerosis se recomienda un litro por día, mejora en los casos más graves, incluso las esclerosis del corazón. El kéfir regula la presión arterial y el peso.
  • Sistema inmunológico: Fortalecimiento de las defensas frente a infecciones tanto víricas como bacterianas. Infecciones. Un litro por día, combinando con una dieta muy severa. Sin control médico, una infección puede desembocar en la muerte.
  • Temperatura: Mantiene la temperatura del cuerpo fresco en verano y más alta en invierno.
  • Riñones: Cura sus enfermedades, ayuda a orinar bien, disminuye la posibilidad de cálculos, en general ayuda al sistema urinario. Primero asegurarse médicamente la benignidad del cuadro. Un litro por día.
  • Vida y Edad: Hace la vida longeva y vital, evita achaques, hace menos bruscos los cambios en la menopausia.



16 comentarios:

  1. hola donde se pueden conseguir , si tienes algun dato mandalo al mail por favor mi email es veterinariasantajuana@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Tambien tengo uenchile@gmail.com en Santiago, sector Ñuñoa - La Reina

      Eliminar
  3. Vivo en Iquique...cómo los consigo acá....estoy mal de salud. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. yo regalo tibicos mi nombre es gabriela y vivo en puente alto santiago de chile mi correo es mamarendich@hotmail.com

    ResponderEliminar
  5. me has dejado super clarita, me das permiso para colocar tu articulo en mi muro de facebook, por la información para la gente que le regalo mis honguitos, gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto !!! el conocimiento se comparte!!! saludos

      Eliminar
  6. una consulta, al alimentarlos con chancaca, esto afectaria a una persona con diabetes? gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. puedes ponerles un trozo de manzana, en vez de chancaca

      Eliminar
  7. Si porfavor, quisiera saber si se alimentan con chancaca causa algún tipo de alteración en el caso de diabetes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La chancaca es un azúcar y constituye un alimento prohibido para los diabéticos por lo que el uso de los tíbicos debe ser bien controlado para no ocasionar un mal mayor al enfermo

      Eliminar
  8. yo los alimento con miel... esto es bueno???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También sirve alimentarlos con miel o cualquier otro azúcar

      Eliminar
  9. Oigan yo tomo tibicos, pero hay un limite de tiempo de tomarlos, ¿puedo tomarlos por un año o mas?

    ResponderEliminar